Jesús Regresa Pronto, ¡Pero No Mañana!

por | 2018/08/01

Jesús regresará pronto, ¡pero no mañana!… ni el próximo miércoles a las 9:30 a.m., como alguien se ha atrevido a afirmar. Al escuchar esta frase, sé que probablemente estás pensando en lo que dice la Biblia en Mateo 24:36, “…pero en cuanto al día y la hora, nadie lo sabe, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino sólo el Padre…”.

Sí, claro, nadie sabe la hora en la cual regresará Jesús, pero sí podemos saber ¡cuándo no va a venir!

Últimamente, en los Estados Unidos ha estado circulando con mucho fervor una enseñanza popular sobre la idea de que estamos en los “últimos días” y que debemos tomar pasos concretos para prepararnos para la tribulación que está a la puerta. Sospecho que gran parte de esta moda moderna es una reacción a la recesión financiera global que ha estado ocurriendo durante los últimos 24 meses; en especial debida al efecto que ha tenido sobre la economía y al aumento del desempleo en los Estados Unidos de América.

Desde el año pasado, 2009, muchas personas han perdido cantidades substanciales en sus cuentas de ahorro y en la Bolsa. Los ingresos han bajado y la inflación y el desempleo están a la alza.

Como misionero que soy, he estado viviendo durante casi tres décadas en un país considerado del “tercer mundo”, y mis ingresos personales han bajado a veces en porcentajes hasta del 40%. Como es el caso de la mayoría de los países en el mundo, he experimentado momentos con altos índices de inflación, donde he visto los precios del consumidor subir más de 100% en un lapso de 12 meses o menos.

Estuve recientemente en los Estados Unidos durante varias semanas y fue evidente que muchas personas están teniendo una fuerte lucha financiera (quizás por primera vez en su vida); sin embargo, todavía hay mucha gente comiendo en los restaurantes, manejando vehículos grandes y frecuentando regularmente los grandes centros comerciales; para mi sorpresa, también pude ver algunos anuncios en la tele promoviendo una variedad de maneras de perder peso, paquetes vacacionales en cruceros en el Caribe y mucha promoción para nuevos modelos de coches. En especial, me tocó ver un comercial que me llamó especialmente la atención, el de ¡una nueva comida gourmet para tu gato, con camarones y salmón de Alaska!

¡No te preocupes por el mañana!

Me siento sumamente mal por los que han perdido sus empleos y están luchando para poner comida en su mesa día con día, pero reconozco que para la gran mayoría en los Estados Unidos, el único efecto que ha tenido la recesión es que han disminuido los números en sus portafolios financieros y que ha aumentado una sensación de inseguridad sobre el futuro.

A muchos cristianos les encanta citar Mateo 6:33, donde Jesús nos exhorta a “buscar primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas les serán añadidas.” Pero tristemente, la realidad es que a veces buscamos “todas las cosas” y nos olvidamos de que tenemos que, realmente, estar buscando su reino y su justicia. También es importante el contexto del pasaje, antes y después del versículo 33, donde dice que no debemos preocuparnos por nuestras vidas, por lo que hemos de comer, beber o vestir, sino que debemos confiar en un Dios bueno que provee por nuestras necesidades diariamente. Y así lo creo, pero, aunque parece que va en contra de mi cultura americana, creo que también está bien pedirle a Dios por “nuestro pan diario”. Es más, ¡es bíblico hacerlo! (Ver Mateo 6:33).

¡Predicar el evangelio hoy!

En una de mis páginas favoritas en la Internet que visito con regularidad, hay una aplicación titulada DAILY UNREACHED PEOPLE GROUP hecha por The Joshua Project. Ahí, cada día se pone un diferente perfil de un grupo no alcanzado con el evangelio en alguna parte del mundo. En estos perfiles, casi cada día leo las palabras: “Ningún creyente conocido” o “Pocos creyentes, si es que existen”.

El hecho es que, hoy en día, en nuestro mundo todavía existen entre 5,000 y 6,000 naciones (etnos) (1) o grupos no alcanzados que todavía no tienen el testimonio del evangelio.

Yo sí creo que estamos en los “últimos días” y que proféticamente hay numerosas cosas que están ocurriendo que nos acercan al retorno de Jesús; sin embargo, en Mateo 24:14 Jesús dice enfáticamente que “este evangelio del reino será predicado en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y ENTONCES vendrá el fin.”

Todavía existen miles de naciones alrededor el mundo que no tienen un testimonio viable (que sería tener por lo menos una iglesia establecida en su cultura). Y Jesús dijo que no iba a regresar hasta que esto sucediera. En el norte de la India, por ejemplo todavía hay más de 3,000 grupos no alcanzados esperando escuchar el evangelio por primera vez. El tema de la evangelización de todas las naciones, pueblos, tribus y lenguas que deben tener su representación delante del trono del Cordero es un tema que ocupa toda la Biblia, desde Génesis hasta Apocalipsis.

Todos debemos a acercarnos más a Jesús, orar e interceder; debemos buscar la santidad y vivir de acuerdo a sus principios; pero, si realmente conocemos a Dios, nuestra siguiente obligación es asegurarnos de que otros tengan la oportunidad de conocerle también.

El cantante Keith Green, quien murió hace 28 años, decía: “¡Esta generación de cristianos es responsable de esta generación de almas!”. ¡Hoy es el dia de salvación, y la salvación es el tema de hoy para muchos que todavía no lo conocen!

¡No cometas el error de ayer!

Desde hace muchos años algunos cristianos han formado sus “clubs egoístas”, creyendo que el regreso de Jesucristo es inminente. Y por supuesto que el regreso de Jesús está más cerca hoy que cualquier otro día en la historia, pero no cometas el error de correr hacía la loma más alta a la orilla de tu ciudad el próximo miércoles a las 9:30 de la mañana, cantando “Maranatha”, esperando su regreso… ¿Te parece absurdo el comentario? Pues este tipo de incidentes y otros semejantes han sucedido repetidamente a lo largo de la historia de la Iglesia.

Cuando Jesús regrese, y si todavía ando por aquí en el planeta Tierra, quiero ser hallado fiel, con mi “mano sobre el arado”, haciendo lo que él nos pidió que hiciésemos: predicando el evangelio hasta los confines de la tierra. No pretendo permanecer atrás de mi casa construyendo un refugio anti-nuclear y acumulando víveres para la supuesta tribulación que alguien piensa que está por comenzar.

Nadie sabe el día ni la hora en que Jesús regrese, pero ¡sí es posible saber cuándo NO puede venir! No va a regresar mañana, porque todavía tenemos una encomienda que cumplir, la tarea de la Gran Comisión, de llevar este evangelio del reino a cada pueblo, tribu, lengua y nación… y hasta entonces vendrá el fin.

Por Kerry Olsen

Fuente: http://www.idportodoelmundo.com/html/articulos/jesuregresapronto.html