Misiología En los Pasos del Apóstol – Cuatro Principios Misionales de Pablo en Corinto

128
Jovencita Nung de Vietnam - Etnia No Alcanzada sin Biblia
Jovencita Nung de Vietnam - Etnia No Alcanzada sin Biblia

Escribir sobre el Apóstol Pablo no es tarea fácil. Plasmar en un papel un análisis sobre sus estudios, ideas, ministerio y teología, siempre será un verdadero desafío para cada escritor, erudito o curioso como en este caso.

Este sencillo artículo bosqueja detalles, intensiones del habla y ¿por qué no? De algunos principios acerca de la Misiología Paulina desarrollados en la estratégica ciudad de Corinto: “A la Iglesia de Dios que está en Corinto” (1 Cor. 1:1).

Queriendo profundizar en el siguiente enunciado: “A la Iglesia de Dios que está en Corinto”; nos vemos obligados de manera primordial a acudir y analizar el trasfondo geográfico, histórico, cultural, político y religioso de la ciudad de Corinto.

“En nombre del Emperador”

“La antigua ciudad de Corinto estaba ubicada en la amplia llanura que está debajo del elevado Acrocorinto, una inexpugnable (inaccesible) cima de 630 metros de altura que se alza en la península del Peloponeso”[1]. Su estratégica ubicación geográfica hacía que Corinto sea una ciudad fuerte, de cimientos profundos casi invencibles, de esta manera gozaba “de una relativa seguridad”[2]

La ciudad era beneficiada por el golfo de Corinto que lo compartía al norte con el puerto de Licaonia, entre estos dos puertos había una distancia de unos 3.2 km, y al este con el puerto de Cencrea. Ambos lugares, hicieron que Corinto se convirtiera en una ciudad comercial y originadora de riquezas. Los registros históricos dicen; que tantos los barcos que venían del oriente o del occidente hacían embarque en cualquiera de sus dos puertos.

“las mercaderías se distribuían en pequeñas naves que recorrían las islas que conectaban la península con Grecia central”. Kistemarker añade que: “A Periandro (625-583 a.C.) se le ocurrió construir un canal para facilitar el transporte de mercancía, pero en última instancia edificó un cruce de piedra con el nombre de diolkos, palabra que significa plataforma deslizable sobre ruedas. El sistema consistía en colocar pequeños barcos en plataformas, para arrastrarlos”[3]

Producto de una serie de enfrentamientos bélicos, Corintio se debilitó más de una ocasión. Luego que los romanos conquistaron Grecia (196 a.C.) “pusieron a Corinto a la cabeza de la confederación de las ciudades de la provincia de Acaya”[4] . Y fue hasta el gobierno de Julio César que la ciudad fue realmente reconstruida y restaurada. “De esta forma Corinto se convirtió en una colonia romana, conocida como la Colonia Laus Julia Corinthiensis (la colonia de Corinto es una alabanza a Julio)”[5] .

Consecuentemente, Corinto había heredado algunas costumbres romanas tales como: la lengua, que era oficialmente el latín, el idioma del pueblo en donde también se hablaba griego. Ciudad cosmopolita, albergaba gente de todos lados, especialmente romanos (quienes tenían el poder político y gubernamental), entre ellos vivían: soldados, filósofos, maestros, trabajadores que provenían del Mediterráneo. En aquellos tiempos, la capital de Acaya llegó a tener “una población estimada en doscientas mil personas.”[6]

En cuanto a lo religioso, Corinto era conocida como una de las ciudades más perversas de su época, tanto así, que se había hecho popular la siguiente expresión “corinthiazathai (literalmente “vivir a lo corintio”)”[7]. De esta manera se ilustraba la inmoralidad y depravación que imperaban en la ciudadanía greca. Consecuente al carácter multicultural y ecuménico del lugar, existían más de doce templos, entre ellos el de mayor popularidad; dedicado a la diosa del amor Afrodita.

En estas condiciones, el intrépido Pablo, inicia la predicación del evangelio entre las calles de Corinto en donde seguramente “A nadie le pareció mal que el cristianismo se instalara en Corinto.”[8]

Antes de continuar definamos, el concepto de Misiologia y ¿por qué no del término Misión?

¿Qué es Misiología?

“Es una rama de la teología y se encarga del estudio ordenado de la misión de la iglesia cristiana”[9]

“Es la ciencia, es el estudio sistemático de la teoría y la práctica de las misiones cristianas, combinando disciplinas como la antropología, las teorías de comunicación intercultural, el ecumenismo, la historia, los estudios interculturales, la metodología, el encuentro religioso y la teología”.[10]

¿Qué es Misión?

“Del lat. MISSIO, -ONIS f. Acción de enviar. Poder, facultad que se da a una persona de ir a desempeñar algún cometido”[11]

“Comisión”[12]

“Misión significa el trabajo organizado para la propagación de una religión”[13]

Acerca de Misión: “Los evangelios registran el mandato de Jesucristo a sus discípulos de ir hacer discípulos a todas las naciones”[14]

No se pretende contextuar los conceptos de Misiologia y Misión al presente artículo, más bien

se desea, contextualizar el documento en la disciplina correcta para su estudio y desarrollo.

¿Por qué Pablo fue a Corinto?

Siguiendo con nuestro estudio, nace la siguiente interrogante ¿Por qué Pablo se dirige a Corinto? Una pregunta de fácil respuesta, pero a la vez llena de lecciones básicas para el trabajo misional de la iglesia.

“Inicialmente, Pablo recibió un urgente llamado de ayudar a los macedonios (Hech. 16:9). Pero, se fue a Atenas huyendo de la persecución”[15]. “Algunos creen que Pablo se marchó de Atenas debido a los pobres resultados habidos allí” [16]”algunos se burlaron, otros postergaron su decisión y unos pocos creyeron (17:16-32). No se formó ninguna iglesia allí, y a él le pareció mejor salir y buscar terreno más fértil en Corinto”.[17]

Preguntamos: ¿Pablo fracasó en Macedonia?, ¿Por qué no hubo resultados numéricos o estadísticos?, ¿Se equivocó Pablo al aplicar principios Misionales? Esta experiencia en el ministerio del paladín del evangelio (Pablo), deja profundos momentos de reflexión acerca del trabajo por las almas.

¿Que están tratando de decirnos las Escrituras en este aspecto? Simplemente, que en la tarea de plantar iglesias o cualquier otra actividad evangelizadora, no siempre los resultados numéricos marcan el éxito del evangelista; hablando de que si se equivocó en elegir el camino (metodología) a seguir para su cruzada.

Entonces, ¿cómo saber si tuvo éxito o no?, sin duda, las estadísticas ayudan a asimilar en primera instancia cuanto éxito marcó la experiencia del instrumento humano, pero, no siempre estos esfuerzos estarán acompañados con resultados estadísticos pomposos.

“Al instruir a los discípulos, Jesús los previno: Y si alguno no os recibiere, ni oyere vuestras palabras, salid de aquella casa o ciudad, y sacudid el polvo de vuestros pies (Mat. 10:14). La falta de resultados numéricos no es señalada como fracaso de los discípulos. Una multitud de cinco mil hombres, además de las mujeres y los niños, fue alimentada por Jesús. Veinticuatro horas después, solo doce continuaban siguiéndolo. Esto no es prueba de que Jesús fracasó en ese momento”. [18]

¿Y cómo medimos el verdadero éxito de un evangelista o pastor? “¿En qué se puede basar el éxito de Pablo? Obediencia al llamado a proclamar el Reino de Dios y a preparar a la iglesia para el encuentro con el Señor. En algunas situaciones, se alcanzarán a multitudes; en otros casos, habrá rechazo y desprecio. Pero, si está cumpliendo fielmente su ministerio, el portavoz será considerado victorioso”.[19]

“Desde la perspectiva de Pablo, Corinto era un centro misionero ideal desde el cual el evangelio podría esparcirse a través de los marineros desde el este al oeste”.[20] Seguramente todos los argumentos citados antes tienen mucha validez, pero, nosotros preferimos creer que fue la Providencia quien dirigió los valientes pasos del Apóstol Pablo.

Cuatro principios Misiológicos o Misionales del Evangelio en Corinto

Al iniciar su trabajo en Corinto Pablo no se inventa nada, no recurre a métodos faltos de fundamentos, nos da la fuerte impresión que el apóstol recurrió a la ciencia de la predicación la “Misiologia”.

El capito 18 de Hechos de los Apóstoles, menciona que: “Pablo salió de Atenas y fue a Corinto. Y halló a un judío llamado Aquila, natural del Ponto, recién venido de Italia con Priscila su mujer” (Hech. 18:1-2)

1. Como primer principio se explica que; en el desafío de abrir una nueva congregación iglesia;

“es razonable buscar una familia amiga o afín a uno”. Pablo encontró, a una pareja nómada que acostumbraba a mudarse con frecuencia por razones comerciales. En esta ocasión ellos salían por orden gubernamental de Roma, seguramente guiados por la Providencia.

El texto dice, que Pablo y sus nuevos amigos tenían la misma profesión, ¡Es interesante!, como Dios trabaja con mayor fluidez, cuando sus instrumentos están dispuestos a ser guiados por su Santo Espíritu. Además, añade el pasaje que Pablo se quedó con ellos (vers. 3) viendo, trabajando y formando el núcleo de la iglesia de Dios en Corinto. ¡Qué manera tan simple y eficaz de levantar una nueva iglesia! Sin intensión de realzar la parte humana o el ego del apóstol, diríamos que: plantar la iglesia en Corinto era un desafío para el cielo, y el mejor hombre para esta misión era Pablo.

No queriendo desmerecer a los demás apóstoles, Pablo llevaba una posible ventaja sobre los demás y era su preparación académica, lo que permitió testificar ante las más grandes y conocidas autoridades del mundo en aquel tiempo. Su doble nacionalidad lo sacó de apuros más de una vez cuando hizo posesión de ese vital argumento (Hch 22:3). Además el intrépido mensajero, era dueño de una habilidad o profesión propia de su formación como rabino: (vers. 3).

“Pablo era un rabí, pero de acuerdo con la práctica judía, todo rabí debía tener una profesión. No debía recibir dinero por predicar y enseñar, sino que debía ganarse la vida con su propio trabajo y esfuerzo. Los judíos glorificaban el trabajo. Decían: “Amad al trabajo. Aquel que no le enseña a su hijo un oficio le enseña a robar. Excelente es, decían, el estudio de la ley si va acompañado por un oficio mundano; porque la práctica de ambos hace que el hombre se olvide de la iniquidad; pero la pura ley sin trabajo finalmente fracasa y causa iniquidad”[21]

¿Por qué es razonable buscar una familia o afín a uno en la aventura de plantar una nueva iglesia? La respuesta es consecuente a la demanda:

a) Formación inmediata del núcleo del nuevo grupo de creyentes (aún cuando estos no sean conversos en aquel momento). No sabemos a ciencia cierta si, Aquila y Priscila eran cristianos cuando se encontraron con Pablo o si él fue el instrumento de conversión; pero sin duda, la astucia y la capacidad estratégica del apóstol hizo más viable la obra del Espíritu Santo. Empezar un trabajo de plantar iglesias desatendiendo este vital principio puede traer grandes desilusiones.

b) Optimiza logística presupuestal (se ahorra dinero en gastos básicos tales como: hospedaje y alimentación), atendiendo esta norma, el misionero contará con un hogar como centro de operaciones.

2.- “Viviendo en el contexto de la misión” (vers. 4,5): “La tarea de Pablo como fabricante de

tiendas también jugó un papel importante en sus métodos de extensión del evangelio. “Os acordáis como trabajando de noche y de día, para no ser gravosas a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios” (1 Tes. 2:9). Este versículo sugiere que Pablo, muy probablemente, compartía el evangelio en los lugares de trabajo. Levantándose temprano y trabajando hasta tarde, inclinado sobre su mesa de trabajo, podemos imaginarlo proclamando a un Señor resucitado a sus clientes.”[22]

¡Que lección valiosa nos deja el osado evangelista! Amaba la causa de Dios más que a su propia existencia. Tenía la visión clara, como rabino mantenía el perfil de formación, se sostenía a sí mismo con su oficio, no era gravoso para nadie, pero su meta más importante era cumplir la misión. Para Pablo el orden de prioridades en su vida estaba definido, a pesar que no dependía de la iglesia para subsistir (en ese momento), el trabajaba y vivía en el contexto de la misión. ¿Cuántos de nosotros hoy viendo que las cosas se ponen cuesta arriba en el orden económico, descuidamos la causa del Señor aislándola de nuestras actividades? Para el no fue primordial salir del trabajo para luego cumplir con la misión; ambas cosas tenían una misma esencia.

3.- “Convirtiendo familias de influencia”.

El verso 7 menciona que Pablo luego de tener un conflicto con los judíos de Corinto, “se fue a la casa de uno llamado Justo, temeroso de Dios, la cual estaba junto a la sinagoga”. Es interesante, como la Providencia continúa guiando a Pablo y él no es reacio a aquello. Dada las circunstancias, “Pablo de todos modos tenía que buscar un lugar adecuado para predicar, y la casa de Ticio Justo probó ser el lugar” [23]

¿Pero quién era Ticio Justo?; algunos eruditos tales como: Simon J. Kistemaker mencionan que probablemente era un ciudadano romano muy rico, también conocido como Gayo Ticio Justo. Otros “justificadamente lo identifican con el Gayo a quien Pablo se refiere, como el creyente que le brindó hospitalidad a él y a toda la iglesia de Corinto (Rom. 16:23)” [24]

Sin datos exactos sobre este nuevo converso, lo más importante es que Justo era un hombre de influencia en la sociedad de Corinto, y sin duda fue una bendición para la iglesia naciente. ¡Qué importante es empezar ganando familias que nos puedan facilitar, optimizar tiempo y recursos! Cabe resaltar que de ninguna manera esta declaración está cargada de tinte segregacionalista, más bien, si oramos a Dios para que nos conduzca hacia esas familias, sin duda alguna, ellas nos permitirán a otras familias de diferente estrato social.

Este debería ser un ejemplo a seguir, tal como una norma de vida en la obra de ganar personas para el reino de Dios. El trabajo casa por casa, visitando familias para así ganar a otras, debería ser de primerísima importancia. Elena White añade acerca del estilo de Pablo en este aspecto: “Pasaba mucho tiempo en el trabajo de casa en casa, aprovechando el trato del círculo familiar. Visitaba a los enfermos y tristes, consolaba a los afligidos y animaba a los oprimidos”. [25]

Notemos el resultado de este principio de Iglecrecimiento. El verso 8 cita que “el principal de la sinagoga, creyó” ¿Quién era este? Un hombre llamado Crispo, ¿y cómo fue ganado Crispo? Detalles no sabemos pero, sin duda gracias a la influencia de Justo. Lucas en Hch. 18:7, que Justo vivía junto a la sinagoga y el principal de esta era Crispo. De esta manera el evangelio se fue soldando por eslabones.

También, aparece el nombre de Estéfanas que se convirtió con toda su familia, Erasto que era tesorero de la ciudad y una persona llamada Cuarto (Rom. 16:23).

Toda iglesia empieza por establecer un núcleo de miembros que serán la primera célula funcional de la misma, este debería ser un principio básico en la concepción a la hora de plantar una nueva iglesia. ¿Y que podríamos decir de Aquila y Priscila acerca de de su influencia sobre todo de Priscila? El Comentario Bíblico Adventista menciona, que Priscila procedía de un clan encumbrado romano. Posiblemente, preparada entre las damas de la sociedad, siendo un ejemplo de la influencia judía al instruir a sus mujeres en las altas clases romanas.

Dios usa todo instrumento, desde elementos de la naturaleza, pasando por animales y personas, y con lo últimos, El no se limita al trasfondo cultural, económico o académico del elemento. Los evangelios están plagados de estos ejemplos, pero sin duda, si el instrumento que Dios ha escogido posee algunas habilidades extras, será una bendición adicional poderosa para su causa. Podríamos cerrar esta sección, citando al reverendo Luis Schweitzer: “Ayudaremos a la Providencia en todo lo que esté en nuestras manos”[26]

4.- “Yo tengo mucho pueblo en ese lugar”.

En esta sección encontramos la esencia motivacional que movió a Pablo para iniciar y no abandonar la misión en Corinto (ver.10). Todo intento evangelizador levanta luchas y oposiciones. Y Corinto no sería la excepción:

“Pablo esta desanimado y temeroso. El confirma este estado de ánimo en su carta a los corintios: “Yo estuve con ustedes en un estado de debilidad, temor y mucho temblor” (1Co. 2:3). Ciudadanos prestigiosos de Corinto lo veían como una persona sin fortaleza, influencia y privilegio debido a su profesión de fabricante de tiendas. Ponían a Pablo a nivel de un esclavo, los judíos querían que dejara de enseñar al pueblo acerca de Jesús, y las amenazas a su seguridad personal estaban siempre presentes. La aparente inacabable oposición a su ministerio empezaba a tener efectos depresivos en su vida espiritual”.[27]

Tanto para el Apóstol de la Cruz o para los discípulos de hoy, el miedo es un principal obstáculo en diversas situaciones. Este bloquea de manera parcial o total nuestra confianza en el Señor. Martin Luther King Jr. Líder racial en los Estados Unidos de norte América en la década del cincuenta, solía animar a sus seguidores diciéndoles; que debían controlar sus temores y no permitir ellos los controlaran. “El miedo es usado por Satanás para hacer del hombre un servidor suyo Mediante una visión Jesús exhorta a sus discípulos a confiar porque él ha vencido al mundo (Jn. 16:33) Jesús le manda a dominar sus temores”.[28]

El verso 9 presenta la orden de Jesús a Pablo a mantenerse hablando “No calles”. Más de una razón divina tenía el cielo para amonestar a Pablo; “Jesús da una segunda razón “porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad”. ¡Qué forma de animar a Pablo! Jesús mismo garantiza que el trabajo de Pablo en Corinto rendirá frutos. Dios mismo elige a su pueblo a la vida eterna (Hch. 13:48)”[29]

Lucas, menciona que Pablo permaneció un año y medio en aquella ciudad, y las epístolas a los Corintios dan algunos detalles en cuanto al trabajo y los frutos de Pablo en ese lugar. Cada misionero debe saber, que la esencia motriz para mantenerse en la línea de combate y no abandonar la posición simplemente es que el Señor: Tiene mucho pueblo en sitios no explorados por el evangelio.

“A la Iglesia de Dios que está en Corinto”

Se empezó este sencillo trabajo, con la motivación de ahondar exegéticamente de manera simple en la ya mencionada frase “A la Iglesia de Dios que está Corinto” (1Cor. 1:2). Pero, forzados por la secuencia temática, nos hemos visto “obligados” a estas alturas a echar mano de esta declaración, encontrando así el punto de inspiración para desarrollar el epílogo final en esta última sección, rompiendo algunos parámetros de escritura en cuanto a trabajos de investigación.

¿Por qué Pablo se dirige a la Iglesia de Dios que está en Corinto? En aquellos tiempos el mundo helénico usaba el termino ekklesia para hacer mención a reuniones políticas o comunales. “A mediados del primer siglo, los cristianos empezaron a hablar de su propias asambleas como de la iglesia (ekklesia) en Cristo. El término se empezó a usar, porque los creyentes querían diferenciarse de los judíos que, para referirse al lugar donde se reunían, usaban la palabra sunagoge Con mucho esmero, Pablo hace una clara diferencia entre las asambleas de los cristianos y las reuniones de los gentiles y las de los judíos en la sinagoga.”[30]

Pablo, no inventa un nuevo término teológico o lingüístico para distinguir a la nueva iglesia y sin problema aclara el fondo del asunto. Para él, la iglesia de Dios que estaba en Corinto, no era un grupo de hermanos reunidos por intereses políticos y ni meramente comunales, en su concepción Pablo concebía a la iglesia (ekklesia) como un puñado de creyentes separados para una misión y vida especial.

“No se trataba de la iglesia de Corinto; era la iglesia de Dios que estaba en Corinto. Para Pablo, dondequiera estuviera la congregación individual, se trataba de una parte, de un fragmento de la Iglesia de Dios Para Pablo la Iglesia era la Iglesia de Dios.”[31] De esta manera el Apóstol a los gentiles, hace perpetuar su pluma a través de generaciones, marcando el concepto que la Iglesia de Dios no es solamente la Iglesia de Inglaterra, EEUU, China o de Guayaquil, Santo Domingo, Quito, o exclusivamente de algún grupo de personas interesadas en fines extra Misionales. ¡Esta es la Iglesia de Dios que está en todos los lugares mencionados y donde tenga presencia!

En otras palabras, quizás la experiencia de Corinto no sea la tuya en el desafío de plantar nuevas iglesias pero, sin duda los principios extraídos podrán ser útiles para tu iglesia en el lugar en donde se encuentre. Estos cuatro perpetuados principios, no absolutos o estáticos, podrán ahorrarte tiempo, dinero y posibles desilusiones en la labor evangelizadora.

¿Por qué son principios perpetuados? Primero, porque están registrados en las Sagradas Escrituras (lógicamente), segundo porque han sobrevivido a través del tiempo y el espacio, fueron de gran éxito para Pablo, lo son y lo serán para nosotros hoy. Tercero, están perpetuados por el simple hecho de ser principios, porque no son métodos, no son estrategias ¡son principios!, y por razonamiento lógico y técnico, sabemos que los métodos y estrategias tienen inicio y fin en los principios.

Servirán, sin importar el contexto histórico del lugar escogido, ya sea o no un monumento a “Julio Cesar”, o sea la divisa de vida de sus habitantes de “vivir a lo Corinto”, si es o no un lugar estratégico por su ubicación o influencia económica, eso realmente no es lo más importante, lo esencial es que “Dios tiene mucho pueblo en ese lugar” y ésta sí debería ser nuestra divisa, para no abandonar la línea de combate ni salir huyendo bajo la falsa señal de retirada.

A pesar, de las dificultades que se puedan presentar para bloquear el progreso de la obra pionera en cualquier lugar, debemos recordar que Dios ya escogió a su pueblo y que la victoria está garantizada. Elena de White dice: “Los esfuerzos de Pablo no fueron estériles. Muchos se volvieron del culto de los ídolos para servir al Dios vivo, y una gran iglesia se alistó bajo la bandera de Cristo. Algunos fueron rescatados de entre los gentiles mas disipados, y llegaron a ser monumento de la misericordia de Dios y la eficacia de la sangre de Cristo para limpiar el pecado.”[32]

Finalmente, puedes hacer propias las líneas que el valiente Pablo escribió; “A la Iglesia de Dios que está en Corinto” como palabras de aliento para ti y la Iglesia de Dios a la cual sirves por amor. Así que “No calles” porque si el Evangelio entró en Corinto también puede entrar en cualquier lugar.

Autor: Pr. Julio César Álava Ecuador – Unión Ecuatoriana.

Maestría en Teología Pastoral – Andrews University

Definición de Misionología

MISIONOLOGÍA es la ciencia de la misión; es decir, el estudio de las acciones salvíficas del Dios Trino, por las cuales él actúa directamente o indirectamente a través de sus siervos en todo el mundo a fin de establecer su reino y su justicia.

Las tres subdivisiones del pensamiento son las siguientes:

La naturaleza de la misión universal de Dios en el mundo (missio Dei)

La misión del pueblo de Dios, la iglesia universal de Jesucristo, en el cumplimiento de la gran comisión (missio ecclesiae).
El llamamiento, preparación y envío de misioneros (el apostolado) en fiel obediencia al mandato de Cristo de hacer discípulos de todos los pueblos (ta ethne), especialmente en el contexto de la comunicación trans-cultural del evangelio.

La teología y estrategia de la evangelización, discipulado, establecimiento de iglesias y capacitación para líderes, en el contexto en el cual la evangelización y la acción social, aunque distintos el uno del otro, están relacionadas íntegramente con el evangelio por palabras y hechos.
El estudio y la aplicación de los métodos más productivos por las cuales se podría cumplir con la gran comisión en un contexto específico. Dicho estudio utiliza las Ciencias Sociales (especialmente la antropología, sociología, sicología, e historia) y otras disciplinas. También examina los principios y prácticas misioneras con una perspectiva histórica. Finalmente, provee un análisis crítico de los esfuerzos misioneros de las iglesias nacionales y del papel de las organizaciones para-eclesiásticas.

Las acciones humanitarias (missio hominum) que están dirigidas hacia el bien común, el bienestar social, el respeto por los derechos humanos, liberación de la opresión, la justicia social, la reconciliación y la paz reflejan la imagen del Creador dentro de la humanidad en general. También demuestran las señales del reino de Dios en el pueblo redimido al cumplir con el gran mandamiento: “Amar a tu prójimo como a ti mismo”. (Ver el artículo 5 del PACTO DE LAUSANA, “la Responsabilidad Social”; y el informe de Grand Rapids, “El Evangelismo y la Responsabilidad Social”, ENSAYOS OCASIONALES DE LAUSANA, números 3 y 21 respectivamente.)

Fuente: Instituto Misionológica de las Américas. Prospecto 1990-1992, págs. 4 y 5.

Notas: [1] Simon J. Kistemaker, Comentario al Nuevo Testamento: 1Corintios (Michigan: LIBROS DESAFIO, 1993), 3.  [2] Idem.  [3] Idem. [4] Idem. [5] Idem. [6] Simon J. Kistemaker, Comentario al Nuevo Testamento: Exposici?n del los Hechos de los Ap?stoles., 694. [7] Simon J. Kistemaker, 1Corintios, 5. [8] Ibid, 6. [9] www.spanishnewtestament.com/diccionarioB/diccionarioC/diccionarioD/Misiologia.html. Consultado el 6 de agosto del 2009, a las 10:30 am. [10] Idem. [11] Diccionario Enciclop?dico EDAF (Madrid: EDAF, S.A. 1971), 713. [12] Diccionario de la Real Academia de la Lengua Espa?ola (Madrid: Vig?sima Segunda Edici?n 2001), 1026. [13] Enciclopedia Barsa (EEUU, 1967), 314. [14] Lexicon Universal Encyclopedia (New York: Lexicon Publications, Inc., 1988), 467. Traducido por Pr. Julio C?sar ?lava. [15] Simon J. Kistemaker, Hechos, 694. [16] William Mac Donald, Comentario B?blico de William Macdonald Antiguo y Nuevo Testamento (Barcelona: CLIE, 2004), 738. [17] Ivan Blazen, El Evangelio en la Calle (Buenos Aires: ACES, 1997), 9. [18] Ranieri B. Sales, ?xito de verdad, Ministerio Adventista La Muerte de Cristo y nuestra salvaci?n (Buenos Aires: ACES, Marzo ? Abril 2009), 35. [19] Idem. [20] Simon J. Kistemaker, Hechos, 694. [21] William Barclay, El Nuevo Testamento Comentado por William Barclay: Hechos de los Ap?stoles (Buenos Aires: La Aurora, 1983), 145. Esta cita no es un argumento a favor de la falsa y ap?crifa idea contra la devoluci?n sistem?tica de diezmos y ofrendas, m?s bien deber?a ser entendida en contexto hist?rico y teol?gico del AT y NT especialmente en las Ep?stolas Paulinas. Ver Filipenses 4:10-20. [22] Werner May, Lecciones para la Escuela Sab?tica: 1Corintios El Evangelio para todos los  d?as (Buenos Aires: ACES, 1997), 6. [23] Simon J. Kistemaker, Hechos, 699. [24] Hechos, 694. [25] Elena G. de White, Los Hechos de los Ap?stoles (California: Pacific Press, 1979), 203. [26] L?zaro Flores, El premio Nobel Albert Schweitzer (Barcelona: AFHA Internacional, S.A.,  1978), 7. [27] Simon J. Kistemker, Hechos, 702. [28] Idem. (La cursiva es nuestra). [29] Ibid, 703. [30] Simon J. Kistemaker, 1Corintios, 41. [31] William Barclay, I y II Corintios, 21. [32] Elena White, 205.