Posibles Lecciones de la Crisis Del Virus COVID-19

92

1. Tenemos un enemigo que se manifiesta en formas visibles e invisibles.

2. Su blanco es destruir a toda la iglesia, no solo a los grupos étnicos no alcanzados.

3. Él está usando las mismas tácticas que trató de usar contra Jesús, a saber: golpear al pastor para que las ovejas se dispersen. El enemigo ha logrado “cerrar” las iglesias y levantar barreras contra los misioneros en muchos lugares, todo en nombre de la “salud y seguridad”. El resultado inmediato ha sido aislar a los miembros de la iglesia y aislar a los nuevos creyentes en los campos misioneros para que los misioneros no puedan ir a ellos. Somos especialmente conscientes de las personas no expertas en tecnología en nuestras iglesias que no pueden comunicarse con otros creyentes a través de teléfonos celulares o Internet. Necesitan nuestras oraciones y necesitan saber de nosotros para que no se sientan abandonados en un momento como este.

4. Después de que Jesús fue crucificado, los discípulos entraron en una “cuarentena” que duró solo tres días. Al tercer día, el Señor ganó la victoria sobre el enemigo, la muerte, el pecado, el mundo y la carne. ¡Aleluya!

5. Tengamos en cuenta cómo las mujeres fueron estratégicas para dar las buenas nuevas de la resurrección. En cierto sentido, ellas desafiaron la “cuarentena” impuesta a los discípulos y fueron a la tumba, para llorar y derramar ungüento sobre el cadáver. Sin embargo, fueron sorprendidas: la tumba estaba vacía y los enemigos de la iglesia habían huido. Jesús se mostró vivo primero a una mujer que luego lo anunció a los hombres. ¡Alabado sea Dios por las mujeres! Alabado sea Dios por los hombres también: todos ellos, excepto uno, fueron muertos más tarde por el Nombre de Jesús.

6. La resurrección vino después de un breve confinamiento e propició un nuevo comienzo que llevaría a la iglesia a difundir el Evangelio hasta los confines de la tierra, en el poder del Espíritu. ¡Esto significa que hay esperanza y hay una gran bendición después de un confinamiento!

7. Satanás ha estado tratando de silenciar y regatear a la iglesia desde la resurrección, pero como Jesús mismo nos lo dijo, “Las puertas del infierno no prevalecerán contra la iglesia”. Contrariamente al pensamiento común, es la iglesia la que está a la ofensiva, no el diablo. El enemigo siempre está a la defensiva. Este último acto suyo, el ataque de virus, es un intento desesperado de retrasar el regreso del Señor Jesús, pero también fallará tal como sucedió con la cruz.

8. Tras la cuarentena, nos llevó algún tiempo darnos cuenta de que la iglesia ahora tiene más tiempo para orar y luchar contra el enemigo en la esfera celestial del que solíamos tener. Muchos creyentes ahora se están volviendo más audaces en sus tiempos de oración diarios. Lo que muchos líderes de la iglesia nunca lograron, el Espíritu de Dios ha hecho durante el aislamiento — es decir, impulsar a la iglesia a orar con más fervor que antes. Ahora estamos orando por la iglesia y por los misioneros en todo el mundo, no solo por nuestros seres queridos cercanos. Somos especialmente conscientes de los grupos étnicos no alcanzados, aquellos que nunca han escuchado el Evangelio. ¡Sigamos presionando y pidiéndole al Señor que ekballo (envíe) a más trabajadores para Su cosecha!

9. Tan pronto como se levante esta cuarentena, encontraremos una iglesia renovada y purificada. Cuando nos reunamos de nuevo, exhortemos a nuestros hermanos y hermanas a que no olviden las lecciones que el Señor nos ha enseñado durante este tiempo de confinamiento, como, por ejemplo:

A. Dios es Dios, siempre ha sido, siempre es y siempre será. Dios tiene el control, no el enemigo.

B. La iglesia funciona mejor cuando nos reunimos en grupos pequeños, comenzando con nuestras familias (si son creyentes, por supuesto) y con aquellos que están más cerca de nuestros corazones (Mateo 18:20).

C. La reunión de la iglesia en los hogares era la experiencia de la Iglesia Primitiva. Fue solo después de 400 años que comenzaron a adorar en los templos. Todo el tiempo, fueron perseguidos y muchos fueron asesinados por la fe. Sin embargo, la iglesia nunca se rindió y siguió adelante, testificando de Jesús en todas partes y a todos los hombres. Solo le pidieron al Señor que les diera valentía para seguir predicando el Evangelio de Cristo (Hechos 4: 23-31). Consideraron un honor sufrir por el Señor (Hechos 5: 40-42).

Por tanto, estamos siguiendo los pasos de la Iglesia Primitiva. Sigamos reuniéndonos en los hogares, además de reunirnos en grupos más grandes dentro de las paredes de las iglesias. Hay bendición en ambas reuniones, si mantenemos nuestros ojos en Jesús y adoremos solo a Él.

D. Todos tenemos un enemigo que intentará de todo para “encerrar” la iglesia y la misión, porque no quiere que se predique El evangelio a todas las familias de la tierra. No nos dejemos engañar por teólogos y predicadores que dicen que Mateo 24:14 no dice lo que dice. Jesús prometió y profetizó que el Evangelio será predicado a todos los grupos étnicos del mundo y solo entonces llegará el fin — es decir, Él regresará.

E. El enemigo tiene sus agentes en todas partes, incluso en (algunas de) las iglesias. Estas personas intentan convencernos de que debemos guardar el Evangelio solo para nosotros y escondernos en nuestros hogares. También nos dicen que regresemos a nuestros misioneros y que no enviemos (ekballo) más misioneros porque el mundo ya ha escuchado el Evangelio. Jesús no piensa de esa manera. Jesús nos dijo que fuéramos sus testigos en todo el mundo y también prometió que estaría con nosotros hasta el final. Aferrémonos a esa promesa.

F. No estamos solos. El Espíritu de Dios está con nosotros y Él es quien nos impulsa a orar y a interceder por las naciones. Mantengamos nuestros corazones y nuestros oídos atentos a lo que el Espíritu le está diciendo a la iglesia durante este tiempo de crisis.

G. Nuestros hermanos y hermanas perseguidos (en lugares como Corea del Norte, China, etc.) han experimentado peores confinamientos que los que estamos viviendo en este momento. Muchos de ellos han muerto a causa de la fe. Sostengámoslos en nuestras oraciones ante el Señor. Nuestro Señor pagó el precio más alto — Su propia sangre — para lograr nuestra salvación No hay sacrificio tan grande que no podamos hacer por Aquel que murió por nosotros. Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo. Sin embargo, nuestros hermanos y hermanas perseguidos nos demuestran que es posible permanecer fieles al Señor, pase lo que pase, porque el Señor nos tiene agarrados en sus manos.

¡Bendiciones!

Levi DeCarvalho